jueves, 12 de febrero de 2009

Matar al mensajero

Cierta preocupación recorre el mundo de los medios en México. El máximo responsable político del país no está contento con la imagen que existe en el exterior de México. Demasiada violencia, mucha sangre y el inocultable problema del goteo de muertes en varios estados del país.
Una mirada simple deja nada más eso: muerte y violencia. Otra más pausada aprecia corrupción, impunidad, una justicia torpe y negligente, al servicio de los poderosos, sin ánimo de reforma.

En ese contexto durante el Foro de Davos el gobierno ha empezado a decir que hace falta un buen "publirelacionista", que la "imagen real" del país no es la que proyectan los medios. Compañeros reporteros llevan meses lamentando la lejanía gubernamental, que no acepta de buen grado la crudeza, por ejemplo, de los datos sobre la violencia, basados en hechos y en datos atroces. A día de hoy 784 asesinatos, según datos que publica el periódico El Universal.

¿Retorno a las tentaciones de control y represión del pasado? ¿Falta de apertura, de voluntad de ser excrutados, criticados, analizados, desde fuera? Por no gustar, no gustan siquiera los pronósticos económicos pesimistas... Y eso que la Secretaría de Hacienda aún no se ha atrevido a sacar un pronóstico de decrecimiento para el año 2009. Veremos... el panorama es de lo más deprimente en toda la región latinoamericana, como pone de manifiesto el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) en su informe 2008


1 comentario:

chaotic hanna under the same sun than you dijo...

eso de "padrísimo" me ha encantado

*Cómo echo de menos México chiquillo!

besos alberto!!